ALFONSO XII, 1875-1885

 

Biografía breve.

 

Alfonso XII vivió de 1857 a 1885. Fue Rey en 1875-1885.

Alfonso Francisco Fernando Pío Juan de María de la Concepción Gregorio Pelayo de Borbón y Borbón Dos Sicilias, había nacido en 28 de noviembre de 1857 en el Palacio Real de Madrid. Era hijo de alguno de los muchos amantes de su madre y se decía que, en concreto, del capitán de ingenieros Enrique Puig Moltó, por lo que en los mentideros de Madrid se le llamaba “el puigmoltejo”. Tenía varias hermanas mayores, pero fue designado Príncipe de Asturias por ser varón.

Tuvo, oficialmente, 12 hermanos, de los cuales cuatro murieron a los pocos días de nacer. También la reina Isabel II tuvo varios abortos. La continua actividad sexual de su madre, provocaba que casi siempre estuviese embarazada.

Su padre oficial, Francisco de Asís de Borbón Dos Sicilias, era homosexual y reconocía a los hijos de la Reina a cambio de una cantidad de dinero por cada uno de ellos.

Alfonso fue bautizado el 7 de diciembre de 1857, siendo sus padrinos su hermana mayor, Isabel de Borbón y Borbón Dos Sicilias, y el Papa Pío IX representado por el Nuncio Berili.

Fue educado en su niñez por José Osorio de Silva, y por el arzobispo de Burgos Fernando Puente Primo de Rivera, colocado en ese puesto por el Papa Pío IX.

José Osorio de Silva, 1825-1909, marqués de Alcañices y duque de Sesto, conocido también como Pepe Osorio y como Pepe Alcañices, o simplemente Alcañices, era un personaje muy interesante que hablaba italiano porque su familia vivía en Italia desde 1833, y también francés e inglés. Se había casado con Sofía Troubetzkoy, una princesa rusa de padre desconocido. Pero Sofía, hija de un gran noble ruso, recibió una enorme fortuna, la cual fue a parar a Alcañices. En 1857, Pepe Osorio fue nombrado Alcalde de Madrid, gentilhombre de Cámara y Mayordomo Mayor de Palacio, a cambio de su silencio sobre el asesinato de su hermano en presencia de Francisco de Asís, el marido de Isabel II. Y se convirtió en mentor del Príncipe Alfonso. En 1866, advirtió a Isabel II de la conspiración republicana progresistas contra ella, pero no se le hizo caso. Tras la revolución de septiembre de 1868, se fue a Deauville a una finca suya, y abrió una cuenta de 500.000 francos a favor de Isabel II, la cual no fue suficiente para sufragar los enormes gastos de la Reina, parte de los cuales los pagó Sofía Troubetzkoy. Pepe Alcañices llevó al Príncipe Alfonso al colegio Stanislas de París y más tarde al Theresianum de Viena. En 1871 se convirtió en el financiador del proyecto de Cánovas del Castillo y de la causa Alfonsina, la cual triunfó en 1874, pero José Osorio y Sofía Troubetzkoy se arruinaron mientras tanto, y tuvieron que vender su palacio de calle Alcalá de Madrid, sus fincas de Ledesma (Salamanca), de Écija y de Alcalá de Guadaira. También tenía negocios en los ferrocarriles de Puerto Rico y en el Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Madrid. El 25 de noviembre de 1885, murió Alfonso XII, y José Osorio se hizo cargo de la Princesa de Asturias, María de las Mercedes de Borbón y Habsburgo Lorena, 1882-1912, y de su hermana María Teresa (casada con el Príncipe Fernando de Baviera), con las que veraneaba en Comillas (Cantabria). Murió el 10 de diciembre de 1909.

A los 9 años de edad, Alfonso de Borbón tuvo que salir de España y fue educado en París. Ingresó en el colegio Stanislas de París en calidad de mediopensionista, teniendo como compañero de habitación a Eugenio Luis Juan José Bonaparte, 1856-1879, conocido como Lulú, hijo de Napoleón III y de Eugenia de Montijo.

En 29 de septiembre de 1869 la familia fue a Ginebra donde Alfonso asistió a la Academia Pública.

En 1870 Napoleón se fue de Francia y se llevó a su hijo Lulú. Alfonso también se marchó de Francia e ingresó en el Theresianum de Viena (Real e Imperial Academia Teresiana), donde Fernando conoció a María Cristina, prima del emperador Francisco José, que sería su mujer en 1879.

Los españoles monárquicos exigieron de Isabel que renunciara al trono y abdicase sus derechos en su hijo Alfonso, lo que hizo el 25 de junio de 1870.

Después Alfonso fue a Munich a aprender alemán, y allí conoció a su prima Mercedes, hija de duque de Montpensier y Luisa Fernanda, que sería su mujer en 1878. El duque de Montpensier aprovechó las horas bajas de Isabel y Alfonso para forzar en 1872, en el Manifiesto de Cannes, ser nombrado Regente hasta que Alfonso cumpliera 18 años. No le sirvió de nada, pues España era una República y no se le aceptó.

El 2 de enero de 1874, Manuel Pavía acabó con la República Española y se planteó qué tipo de Gobierno debía haber en adelante. De momento, gobernaba Serrano en una dictadura militar que duró todo el año 1874. Serrano disolvió la Internacional, las Milicias Populares, los partidos republicanos, las Cortes y las garantías constitucionales, restableció las quintas y decidió acabar con la guerra carlista liberando Bilbao.

La opinión mayoritaria era que se debía volver a la monarquía, pero había demasiados problemas, y entre ellos quizás el más significativo era que la mayoría de los monárquicos se oponían a Cánovas, jefe del partido alfonsino. Los monárquicos preferían un Gobierno militar autoritario.

Cánovas quiso que Alfonso estudiara en Inglaterra para que conociese la nueva forma de hacer política, aprender inglés y adquirir algunos conocimientos militares, a pesar de que el asunto no le gustaba nada a Isabel II. Se convenció a Isabel II diciéndole que Alfonso ya conocía la educación prusiana y necesitaba conocer la educación inglesa para poder evaluar los asuntos europeos con cierta equidad. Una vez decidido esto, podía ir a Woolwich, academia militar en la que estudiaba el hijo de Napoleón III, pero ni Cánovas ni el Gobierno inglés querían juntar a ambos príncipes, y decidieron enviarle a la otra academia militar británica, a la Royal Military Academy Sandhurst, en el pueblecito de Camberley. En junio de 1874 el asunto estaba decidido y, el 13 de agosto, Alfonso pasó el canal para visitar turísticamente Londres. Volvió a Bélgica y a Alemania para pasar septiembre, y en 19 de octubre de 1874 regresó a Sandhurst para empezar el curso. En ese momento, tenía 16 años de edad, a punto de cumplir 17. Se le asignó un cotagge a un kilómetro de la escuela, en el que vivía él, el coronel Velasco, el conde Mirasol, Alcañices, Xifré, Ceferino, un lacayo, una cocinera y una criada.

 

El Manifiesto de Sandhurst.

El 28 de noviembre de 1874, Alfonso cumplía 17 años y Cánovas decidió que se presentase a los españoles para adelantar la causa monárquica y borbónica, y evitar repúblicas presidencialistas en manos de Serrano. Isabel no quería que su hijo entrase tan joven en política, pero Cánovas se impuso. El texto fue discutido por Cánovas e Isabel II, y Cánovas se lo envió a Alfonso a París y desde allí a Londres, para que Alfonso lo reenviara como una carta a un colectivo de monárquicos que le había felicitado por su cumpleaños. De paso, se envió copia al Morning Post y al Times en inglés, a Liberté en francés, a los periódicos vieneses Freie Presse y Neue Freie Presse en idioma alemán. En España no lo publicaron los periódicos hasta el 27 de diciembre y lo hicieron El Tiempo y La Época el mismo día, el día que Martínez Campos salía para Sagunto a dar su golpe de Estado.

Cánovas quería que la situación de Gobierno de Serrano se prolongase, aunque tuviese tintes dictatoriales, para así dar tiempo a una formación seria de Alfonso. Alfonso tenía razones para confiar en Cánovas: con las vivencias de la expulsión de su madre del trono español, el fracaso de Napoleón III, el gobierno de Bismarck, y la explosión de la comuna de marzo de 1871, Alfonso XII podía entender, aunque era demasiado joven, que no se podía gobernar defendiendo los intereses de la nobleza ni apoyando revoluciones populares espontáneas y absurdas.

Los hechos decidieron por sí mismos otra cosa: El 29 de diciembre, Arsenio Martínez-Campos[1], que creía que el Gobierno iba a desterrarle, se pronunció por Alfonso XII (Martínez Campos había salido de Madrid el 27 de diciembre con dirección a Ávila, pero se había dirigido realmente a Sagunto a encabezar el pronunciamiento del 29). El 28, Martínez Campos se unió a Jovellar, jefe del ejército del Centro y también a Fernando Primo de Rivera, Capitán General de Madrid.

El 30 de diciembre se sumó a la causa de Martínez Campos el ejército del Norte, la fuerza que estaba luchando contra los carlistas, y Serrano, que estaba con ellos, fue sorprendido por la rebelión militar y se sumó al pronunciamiento a favor de Alfonso XII.

No era partidario Cánovas de un golpe de Estado, no encajaba en sus principios éticos, pero las cosas se precipitaron de ese modo y no se pudo hacer nada por evitarlas.

El 30 de diciembre, Cánovas y Primo de Rivera enviaron un telegrama a Alfonso comunicándole el pronunciamiento de Sagunto de Martínez Campos y la adhesión de los ejércitos del Norte, de Madrid y del Centro.

Los estudios de Alfonso en Sandhurst fueron cortos. Había llegado el 19 de octubre de 1874 y tomó las vacaciones de navidad de 1874, fue a Londres, donde durmió el día 24, y desde allí se fue a París el 30 de diciembre a estar con su madre. Y no volvió a sus estudios.

El 24 de diciembre, Alfonso estaba en Londres en un hotel preparando las vacaciones. El 30 de diciembre se embarcó en Dover para pasar las vacaciones en París con su madre y no sabía nada del pronunciamiento del 29 de diciembre.

Los líderes monárquicos españoles salieron para París, y vieron a Alfonso el 1 de enero de 1875.

El Gobierno de Serrano pensó detener a Cánovas, cabeza del alfonsinismo, una vez comprobado el golpe de Sagunto. Cánovas decidió quedarse en su casa de Madrid esperando ser detenido. En efecto, fue detenido y llevado al Gobierno Civil en donde estuvo unas horas, para salir de allí siendo Cánovas quien nombrara nuevo Gobierno para España.

El 6 de enero de 1875 Alfonso salió hacia Marsella, embarcó en la fragata española Navas de Tolosa que le esperaba y llegó a Barcelona el 9 de enero, a Valencia después. El 14 de enero de 1875 era proclamado Rey en Madrid.

Alfonso XII, el nuevo Rey de España, tenía ojos castaños claros, era expresivo de rostro, bajito y de escasa corpulencia y escaso perímetro torácico. Tenía elocuencia natural y apariencia bondadosa. Era ocurrente y amable en el trato. Su salud era más bien frágil.

 

 

María de las Mercedes.

 

La situación política familiar de los Borbón resultó muy complicada. Antonio de Montpensier y María Luisa de Borbón eran los padres de María de las Mercedes. María Luisa, madre de María de las Mercedes, era hermana de Isabel II. Isabel II no se relacionaba con Antonio de Montpensier, desde que éste había financiado en 1868 a los golpistas que la echaron del trono.

Antonio de Montpensier e Isabel de Borbón  regresaron a España en 1876, cada uno por su lado, Isabel para vivir junto a su hijo, el Rey Alfonso XII, y Antonio para vivir junto a su hija, María de las Mercedes de Orleans y Borbón.

Alfonso XII le comunicó a su madre que estaba en relaciones amorosas con María de las Mercedes y que Isabel II debía verse con Antonio de Orleans, el padre de la novia, para las formalidades de rigor en la época. Isabel II se enfureció y se negó a verse con su primo y enemigo político, que era además el que había matado a su cuñado Enrique de Borbón Dos Sicilias. Pero el asunto no tenía solución, porque los niños, no paraban en sus relaciones sexuales, que realizaban con furor.

En 23 de enero de 1878, Alfonso XII, de 21 años, se casó con María Mercedes de Orleans y Borbón, de 18 años, hija de Antonio de Orleans duque de Montpensier y de María Luisa de Borbón, antiguos candidatos al trono español en 1870 y ahora residentes en Sevilla. María de las Mercedes era nieta de Luis Felipe de Orleans de Francia. Era prima de su marido, Alfonso, pues era hija de su tía María Luisa Fernanda de Borbón, hermana de Isabel II.

María de las Mercedes murió al año siguiente en 27 de junio de 1879. Unos dicen que murió en un aborto, y otros, que murió de fiebres malignas.

Alfonso XII era un fanático del sexo, igual que su madre, y al perder a su esposa con la que copulaba a todas horas, buscó sustitutas por Madrid. José Osorio de Silva le buscó compañía, para evitar los inconvenientes públicos de la lujuria del Rey, y al fin Alfonso se quedó con una cantante famosa llamada Elena Sanz Martínez de Arizola, 1849-1898, con la que tuvo dos hijos, Alfonso Sanz, 1879-1970, y Fernando Sanz, 1880-1922. Por su parte, Elena tenía ya un hijo antes de esta relación, y se llamaba Jorge. Durante su matrimonio con María Cristina de Habsburgo, el Rey Alfonso XII estuvo siempre con Elena Sanz, por lo que María Cristina no podía ser feliz, pues conocía la situación. María Cristina desempeñaba un papel, el de dar un hijo legítimo al Rey, pero nada más. Elena Sanz disfrutaba de una pensión estatal de 60.000 pesetas anuales, menos de los que ella ganaba en el escenario, pero muy cuantiosa de todos modos. En 1885, tras morir Alfonso XII, se le retiró la pensión a Elena, y entonces contrató como abogado a Nicolás Salmerón, el cual presentó las cartas que el Rey había escrito a Elena, las cuales demostraban que Alfonso y Fernando eran hijos del Rey. Se la indemnizó con 750.000 pesetas, una cantidad importante, equivalente a 220 años de sueldo de un obrero. En 1903, Elena y sus hijos estaban arruinados, en parte porque un banquero había invertido mal, y en parte porque gastaban en París sin límites. Demandaron al banquero, Prudencio Ibáñez Vega, y obtuvieron una indemnización de 300.000 francos, pero el banquero pagó con acciones que no valían nada, y sólo obtuvieron 72.000 francos limpios. En 1906, reclamaron el apellido Borbón, lo cual equivalía a ser reconocidos Infantes de España y cobrar la pensión correspondiente. Entonces perdieron el caso, pero el abogado argumentó que, en España, los hijos bastardos no tenían derecho alguno sobre la Familia Real, lo cual era una afirmación compleja, pues Alfonso XII era hijo bastardo, ya que su padre no era el marido de la Reina Isabel. Alfonso Sanz emigró a México. Fernando Sanz se hizo mecánico en París y vivió honradamente de su trabajo.

 

 

María Cristina de Habsburgo Lorena.

 

Inmediatamente a la muerte de María de las Mercedes, Alfonso XII se casó de nuevo, el 29 de noviembre de 1879, con María Cristina de Habsburgo Lorena, (1858-1929), hija de los Archiduques de Austria prima del Emperador Francisco José de Austria, y con ella tendría tres hijos: María de las Mercedes (1880-1904), María Teresa (1882-1912) y Alfonso de Borbón (1886-1941).

Fue el Emperador de Austria quien negoció la boda con María Cristina de Habsburgo, porque la familia de María Cristina se había empobrecido y la habían ingresado en el “Capítulo de las Damas Nobles Canonesas”, una institución creada para proteger hasta a 20 Damas de la nobleza austríaca caídas en desgracia. El Emperador daba así salida a una de ellas. Como María Cristina de Habsburgo Lorena era católica, le parecía perfecta para el trono de España. Pero el destino de la chica era bien triste, y se limitaba a parir un heredero del Rey de España.

En 1880, nació María de las Mercedes de Borbón y Orleans y, como primera hija de Alfonso XII, fue proclamada Princesa de Asturias en 1881.

Alfonso XII murió el 25 de noviembre de 1885 a los 28 años de edad, seis meses antes del nacimiento de Alfonso XIII, su tercer hijo. Alfonso, como varón, hizo decaer los derechos de su hermana María de las Mercedes y fue proclamado Rey.

 

 

[1] Arsenio Martínez Campos Antón 1831-1900, había nacido en Segovia el 14 de diciembre de 1831. En 1852 estaba en Estado Mayor del ejército. En 1859-1860 fue a la Guerra de África y en 1862 a la de México, en ambas ocasiones a las órdenes de Juan Prim. En 1869 fue destinado a Cuba donde ascendió a brigadier en 1871 y regresó a España. En 1873 se le encargó la represión de los cantones de Almansa y Valencia ascendiendo a general. En 29 de diciembre organizó el golpe de Sagunto proclamando rey a Alfonso XII y se alió con Cánovas en el Partido Conservador. En diciembre de 1879 se ofendió porque Cánovas confiaba en Sagasta y se pasó al Partido Liberal de este último. Murió en Madrid el 23 de septiembre de 1900.

Acerca de Emilio Encinas

Emilio Encinas se licenció en Geografía e Historia por la Universidad de Salamanca en 1972. Impartió clases en el IT Santo Domingo de El Ejido de Dalías el curso 1972-1973. Obtuvo la categoría de Profesor Agregado de Enseñanza Media en 1976. fue destinado al Instituto Marqués de Santillana de Torrelavega en 1976-1979, y pasó al Instituto Santa Clara de Santander 1979-1992. Accedió a la condición de Catedrático de Geografía e Historia en 1992 y ejerció como tal en el Instituto Santa Clara hasta 2009. Fue Jefe de Departamento del Seminario de Geografía, Historia y Arte en 1998-2009.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *