Conceptos clave: Gobierno Serrano, Jacinto María Ruiz, Nueva Federación Madrileña,

 

 

Gobierno de Serrano

          26 mayo 1872- 13 junio 1872

 

El Partido Constitucional o moderado, seguía formando Gobiernos más bien efímeros, el tercero consecutivo (Malcampo, Sagasta y éste de Serrano) y de nuevo mostraron poca consistencia y sólo permanecieron mes y medio en el Gobierno. En mayo, el Gobierno Constitucional de Sagasta, es decir, moderado, era desplazado por el de Serrano. Y Serrano, además de la Presidencia del Consejo de Ministros, se reservaba el Ministerio de Guerra. En estos momentos, el conservador Serrano no estaba todavía en ninguno de los grupos monárquicos, ni alfonsinistas, ni montpensieristas, ni con los carlistas. Simplemente, era aceptado por los militares y representaba una cierta continuidad.

Durante unos días, fue Presidente Interino del Consejo de Ministros Juan Bautista Topete, hasta que Serrano pudiera regresar de la guerra. Fue un Gobierno “interino” en el sentido de que el Presidente Serrano estaba en la campaña contra los carlistas y apenas atendía a los asuntos más propios del Gobierno. Se marchó enseguida para dejar paso a otros. En esta fase de la guerra carlista, ningún Gobierno europeo quiso ayudar al Gobierno de España. Por el contrario, varios ayudaban a los carlistas y aportaban dinero para ellos en Viena, San Petersburgo y Berlín, pero tampoco ninguna potencia se comprometió seriamente con el carlismo. Quizás la más comprometida era Francia que hacía la vista gorda para que los carlistas pasasen por territorio francés sin problemas. Toda Europa desconfiaba de España, de los dos bandos.

El 29 de mayo, las Cortes expresaron su disgusto por el Convenio de Amorebieta del 24 de mayo. No estaban de acuerdo en que se indultase a los carlistas, porque ello garantizaba la continuación de la guerra, pues los indultados volverían a reorganizarse. Además, se acusaba a Serrano de haberse sobrepasado en sus funciones, pues había asumido las del Gobierno y las de las Cortes. Ruiz Zorrilla le envió recado a Topete para que declarase si el Convenio era cosa del Gobierno, o de Serrano. Y Topete contestó que el Gobierno no podía ni aceptar ni rechazar el Convenio de Amorebieta.

Ruiz Zorrilla renunció a su acta de diputado y abandonó el Congreso de Diputados. Manifestó que, si no se acababa con los carlistas y con los moderados, la monarquía no tenía futuro, y que la actitud conciliadora de Amadeo I respecto a estas actitudes políticas, sólo estaba empeorando las cosas.

 

El 3 de junio de 1872, llegó Serrano a Madrid y formó Gobierno.

 

Presidente del Consejo, Francisco Serrano Domínguez, duque de la Torre. Militar y constitucional.  / 26 de mayo: Juan Bautista Topete Carballo, interino. / 4 de junio: Francisco Serrano Domínguez, duque de la Torre.

Estado, Augusto Ulloa Castañón. Constitucional.

Hacienda, José Elduayen Gorriti[1], marqués del Pazo de la Merced. Constitucional.

Gracia y Justicia, Alejandro Groizard Gómez de la Serna.

Ultramar, Adelardo López de Ayala como titular, pero ejerció Augusto Ulloa Castañón.

Fomento, Víctor Balaguer Cirera. Constitucional.

Guerra, Francisco Serrano Domínguez / 26 de mayo: Juan Bautista Topete Carballo, interinamente / 4 de junio: Francisco Serrano Domínguez.

Marina, Juan Bautista Topete Carballo. Militar y Constitucional.

Gobernación, Francisco de Paula Candau. Constitucional.

 

Lo que estaba claro es que este Gobierno dependía mucho de la influencia de los hacendados cubanos. Tal vez por ello, Amadeo veía a Serrano como una amenaza, sin declarar expresamente nunca el motivo. Los Montpensier y los carlistas le veían como una oportunidad. Pero Serrano estaba más del lado de Isabel II. Isabel II se comunicaba con Serrano a través de un propietario soriano, con casa en Madrid, llamado Jacinto María Ruiz, casado con Ifigenia López, que con el tiempo serían nombrados marqueses de Grijalbo. Este matrimonio era amigo personal de Serrano y fue contactado por Isabel de Borbón con ánimo de ganarse al general y descartar a los montpensieristas y carlistas.

Serrano, justificó el indulto de los carlistas y solicitó la suspensión de garantías constitucionales. Amadeo le dijo que ésa no era manera de gobernar, e incluso amenazó con abdicar. Pero los Ministros en pleno decían que convenía la suspensión de garantías constitucionales. Amadeo, con su poco conocimiento del idioma español contestó: “yo, contrario”. Y la expresión se hizo muy popular y simpática, porque por un lado significaba que el Rey y Serrano estaban enfrentados, y por otra parte manifestaba que el Rey no sabía hablar español.

 

 

El movimiento socialista marxista

 en segunda mitad de 1872.

 

Los expulsados de la AIT española fundarían, en junio de 1872, Nueva Federación Madrileña, cuyo líder era Pablo Iglesias Posse, y recibieron adhesiones de Toledo, Alcalá, Gracia, Lérida, Zaragoza, Denia, Segovia, Cádiz, y Valencia. Era el momento en que Marx y Bakunin rompían definitivamente. España era bakuninista, con la excepción de Nueva Federación Madrileña. Junio de 1872 es considerado por los tratadistas de temas socialistas como la primera escisión dentro de la FRE. Los motivos eran serios:

Marx proponía que los obreros tomasen parte en el juego político, organizasen partidos políticos, derribasen a los partidos burgueses y tomasen el poder para cambiar la sociedad. El objetivo de los libertarios era el mismo, la sociedad sin clase en la que fuera posible la libertad individual, pero el método para conseguirla era distinto. Los marxistas acusaban a los anarquistas de ingenuos y utópicos que nunca acabarían con el poder constituido. Los anarquistas acusaban a los marxistas de intentar la perpetuación del poder, aunque cambiándole de manos, pero argumentaban que el poder siempre corrompe, aun estando en manos de socialistas.

 

 

Dimisión de Serrano.

 

La situación era muy violenta pues los carlistas eran fuertes en el noreste, y los republicanos en El Ferrol y Málaga, y Serrano pidió al Rey permiso para presentar a las Cortes suspensión de garantías constitucionales, a lo que Amadeo se opuso. Serrano dimitió el 12 de junio.

Amadeo llamó en primer lugar a Ruiz Zorrilla para formar Gobierno, pero Ruiz Zorrilla rehusó. Entonces, Salmerón y Nicolás María Rivero le hablaron a Ruiz Zorrilla e incluso organizaron una manifestación de unas 300 personas que fueron a gritar delante de Ruiz Zorrilla que aceptara el Gobierno. Ruiz Zorrilla aceptó por fin.

El general Córdova estuvo en conversaciones para ser encargado de formar Gobierno. Ahora estaba en el Partido Radical, pero toda su vida la había pasado en el Partido Moderado. Pero Córdova no llegó a ser Presidente, pues en las negociaciones de Gobierno, Ruiz Zorrilla exigió la Presidencia y el Ministerio de Gobernación, y Córdova sólo fue Ministro de la Guerra.

 

 

[1] José Elduayen Gorriti, marqués de Pazo de la Merced, 1823-1898, fue un ingeniero que dirigió en 1844 las obras del ferrocarril de Langreo y fue ministro de Hacienda en mayo de 1872, de Ultramar en febrero de 1878, de Ultramar en diciembre de 1879, de Estado en marzo de 1880, de Estado en enero de 1884, de Gobernación en noviembre de 1891, de Estado en enero de 1896.

Acerca de Emilio Encinas

Emilio Encinas se licenció en Geografía e Historia por la Universidad de Salamanca en 1972. Impartió clases en el IT Santo Domingo de El Ejido de Dalías el curso 1972-1973. Obtuvo la categoría de Profesor Agregado de Enseñanza Media en 1976. fue destinado al Instituto Marqués de Santillana de Torrelavega en 1976-1979, y pasó al Instituto Santa Clara de Santander 1979-1992. Accedió a la condición de Catedrático de Geografía e Historia en 1992 y ejerció como tal en el Instituto Santa Clara hasta 2009. Fue Jefe de Departamento del Seminario de Geografía, Historia y Arte en 1998-2009.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *